Descubre Corea

El ancestral Jesa, o día de muertos Coreano

Muchas culturas tienen distintas formas de celebrar a los muertos, pero te va a sorprender lo parecidas que pueden ser las ceremonias de Corea y la de México.

En México los primeros días de Noviembre celebramos a los familiares y amigos que ya no están con nosotros. En Corea, el Jesa es una ceremonia que no se celebra en un día específico del año, sino que hay distintos tipos de rituales de Jesa: el Charye (차례), gijesa (기제사), sije (시제) y myoje (묘제).

  1. La ceremonia del Charye se celebra los días festivos importantes, como el Chuseok (el día de gracias Coreano), o el Seollal (el año nuevo lunar).
  2. el Gijesa se celebra una vez al año, en el aniversario luctuoso de la persona que se honra.
  3. Los rituales Sije se celebran cada estación
  4. Myoje sucede justo en la tumba del fallecido.

Como ves, todos los anteriores son tipos de Jesa, pero se celebran en momentos distintos del año. El objetivo del Jesa es honrar a los ancestros que abrieron paso a las nuevas generaciones y que condujeron a las familias hasta donde están hoy en día. En las culturas orientales hay un gran respeto por mantener en alto el recuerdo de los antepasados, pues a ellos les deben el patrimonio que tienen y que seguirán construyendo.

El hombre más grande de un hogar es el encargado de dirigir el Jesa, en ese caso, son usualmente los padres de familia los que elaboran este ritual, pero sólo los hombres pueden hacerlo, esa es otra razón por la cual tener un hijo varón siempre ha sido muy importante para las familias coreanas. En el caso de las mujeres, una hija celebraría el Jesa de la familia de su esposo, no el de la familia en la que nació, por eso no pueden hacer un ritual de Jesa en su familia.  

En cuanto al ritual como tal, el primer paso es preparar todo. Los miembros de la familia se levantan desde temprano para asearse muy bien y vestirse con ropa tradicional limpia. A continuación, se tiene que acomodar la mesa. El acomodo varía entre familias y regiones, como sucede con un altar mexicano, pero hay elementos que no pueden faltar:

  1. La mesa y los demás elementos tienen que ir orientados según los puntos cardinales y al centro debe ir un pedazo de papel o una tableta ritual con el nombre de el o los ancestros que se honran, rodeado de velas.
  2. La comida se acomoda por filas. En la primera fila, la más cercana a los “vivos”, van los alimentos dulces y los postres. Estos también se acomodan según su color. Por ejemplo, los dulces o frutos rojos irán hacia el este, y los dulces blancos hacia el oeste.
  3. En la segunda fila se acomodan los alimentos fermentados y pescados secos. El tofu o el kimchi se colocan en esta fila. La orientación de los alimentos y su distribución según colores también es importante.
  4. La tercera fila contiene sopas y platos con proteínas más grandes,
  5. La última fila, la que está más cercana a los “muertos”, se acomoda con un plato de arroz y uno de sopa por cada uno de los ancestros que se honran. El arroz se acomoda hacia el oeste y la sopa del lado este.

Una vez que se acomodó la comida, se coloca una mesa más pequeña frente a la que tiene los alimentos y se sirve un licor que se llama Cheongju (청주) para que se utilice durante el ritual. También se necesita incienso y un bowl de incienso lleno de arena. Entonces empieza el ritual: el hombre que realiza la ceremonia (que se denomina Jeju) se hinca frente al altar y prende una varita de incienso. Con eso se invita a los ancestros a la mesa. Después de las debidas reverencias y pasos ceremoniales, se sirve arroz, sopa y una bebida a los ancestros. Se sirven dos bebidas más a los ancestros, repitiendo el debido ritual tres veces en total. Se le ofrece el resto de los alimentos colocando palillos al lado de cada plato. Después se hacen más reverencias en lo que los ancestros “comen” y luego la mayoría de los vivos se retiran del cuarto para que los muertos puedan tener un momento de paz. Antes de volver al cuarto, el Jeju tose tres veces para avisar a los muertos que terminó su momento de paz. Al regresar, se empieza a retirar el arroz y la sopa. Finalmente, entre más reverencias, se queman los papeles con los nombres de los ancestros y los familiares vivos ya pueden disfrutar de la comida.
Por supuesto que te hemos dado la versión resumida de lo que es un ritual Jesa, pero te invitamos a conocer más de esta milenaria tradición y sobre todo, a darte cuenta que a pesar de que nuestras culturas pueden ser muy distintas, tenemos mucho más en común de lo que parece.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *